Adicción al sexo: ¿Un problema creciente en nuestra sociedad?15 agosto, 2016

adiccion al sexo

Entre el abundante y extenso catálogo de las adicciones con que tenemos que lidiar cada día, la adicción al sexo parece ser una que está ganando cada vez más terreno. A todos nos gusta tener relaciones sexuales, sea con la pareja habitual, con parejas ocasionales o bien a través de la masturbación. Se trata de algo natural y que todos llevamos en nuestro ADN. Pero, ¿cuándo se considera que existe una adicción al sexo?

La adicción al sexo es más una enfermedad de carácter mental que una enfermedad física. No se trata de que nuestro cuerpo nos “pida” mantener relaciones sexuales, sino que nuestra mente esté constantemente pensando en esa situación.

Al igual que la ludopatía, la adicción al juego, es la mente la que consigue una recompensa agradable a través de la práctica del sexo, que va más allá del compartir un momento íntimo con la pareja, sea esta la habitual o una pareja esporádica.

El sexo, en el caso de la adicción, está siempre en la mente de la persona adicta, que ve como su vida diaria y su día a día se ve comprometido por su deseo sexual. En ocasiones, esa pulsión es tan fuerte que puede llegar a impedir la concentración en los quehaceres diarios, como el trabajo o los estudios.

La necesidad de practicar sexo, bien en compañía o en solitario, provoca que se abandonen actividades rutinarias y que se ponga como el principal argumento para mantenerse activo. Tras la realización de la actividad sexual, el adicto, sea hombre o mujer, se siente mal, sabiendo que no debería haber permitido que ocurriera, tal y como ocurre con todas las actividades adictivas.

No hay que confundir la adicción al sexo con tener ganas de practicarlo. La diferencia está siempre en la manera en como controlamos ese deseo y cómo gestionamos ese deseo. Pero si existe la adicción, no hay que exagerar la situación. Hay profesionales que pueden ayudar, y a ellos hay que dirigirse, porque con su ayuda, cualquier problema de adicción puede solucionarse, aunque parezca imposible.

Con ayuda de las personas cercanas y de los profesionales en adicción, todo se puede solucionar.

Entradas relacionadas

Deja un comentario