Adicciones de ficción en el cine y las series ¿Hay que eliminarlas?1 julio, 2016

drogas en el cine

 

En el cine y las series que seguimos habitualmente, solemos ver a personajes muy diferentes. Personajes que pueden ostentar el papel de los héroes y protagonistas de las historias o bien los malos, los que plantean los problemas a los personajes principales y que resultan ser odiosos y poco recomendables.

Tanto unos como otros suelen moverse a ambos lados de una imaginaria línea que provoca los conflictos que hacen que avance la trama. En algunos casos, los buenos no son tan buenos y los malos no son los villanos que nos parecían al principio. Son historias inventadas para que nos lo pasemos bien y no tienen más importancia.

Pero son un reflejo de la sociedad en que vivimos y representan los estereotipos que vemos en la calle, pero hay que recordar algo: están aumentados, creando un reflejo falso que no se corresponde con la realidad y que se han creado para contar una historia.

Por eso, cuando surgen las peticiones de eliminar de las historias de ficción actitudes negativas, como el consumo de tabaco, alcohol e incluso de otras sustancias tóxicas, nos sorprende. En la realidad, esas actitudes son muy peligrosas y causan serios problemas en quien las realiza.

Pero en la ficción, simplemente ayudan a definir a los personajes que actúan en un mundo creado para mostrarnos unas situaciones inventadas. No existen y no deben percibirse como algo a imitar.

Son personajes inventados, que viven unas vidas ficticias y que no tienen otra finalidad que servir de contexto para una historia creada para distraernos como espectadores. No hay que tener miedo ni aprensión por ver a un personaje de una serie o una película fumando, bebiendo o utilizando drogas.

En su contexto, en la imaginación de quien ha creado la historia, puede resultar interesante, pero en el mundo real, tiene otras consecuencias que no suelen mostrarse en la ficción. Lo que pasa en las pantallas del cine y la televisión, ha de quedarse en ellas, porque en realidad no existen y son  cosas que hacen personajes que no existen.

Tomar una ficción televisiva o cinematográfica como modelo a seguir no es una opción a tener en cuenta, porque son cosas que, esta vez de verdad, solo funcionan en la ficción y no se pueden aplicar en el mundo real.

 

¡Disfruta de las pelis, pero no las imites!

Entradas relacionadas

Deja un comentario