Agorafobia, un síndrome que afecta a los adictos22 abril, 2016

agorafobia

 

Posiblemente, todos hemos sentido alguna vez un irracional miedo a salir a la calle. No es nada extraño. Las aglomeraciones nos molestan y pensamos en que nos puede pasar algo malo si estamos fuera de casa. Lo normal es que se trate de algo pasajero y que desaparezca en unos minutos. Puede deberse al estrés, a una ligera ansiedad simplemente, a tener un “día raro”.

Pero hay ocasiones en que esa sensación se hace más intensa y acaba afectando a nuestra vida diaría. Es entonces cuando se habla de agorafobia, un síndrome que provoca ese temor irracional a estar fuera de casa, haciendo que nos sintamos desprotegidos y con la posibilidad de sufrir algún daño.

 

La agorafobia puede estar causada por los efectos de una adicción que puede provocar este y otros trastornos

 

Las personas que están atrapadas por una adicción resultan víctimas propiciatorias de este y otros problemas de salud mental. El consumo de determinadas sustancias tóxicas provoca una falta de confianza que puede desencadenar episodios de este trastorno, que lleva a la persona que lo sufre a no poder afrontar tareas o situaciones que en otras circunstancias realizaría sin mayor problema.

La ansiedad provocada por el consumo puede provocar que el adicto se sienta incapaz de salir de casa, provocando un episodio de reclusión que afecta seriamente a su día a día. La imposibilidad siquiera de salir de su habitación hace que la reclusión sea todavía más intensa y perjudicial.

Desaparecen los vínculos con familiares y amigos, provocando que el aislamiento comience empeorando la situación del adicto. El no salir de casa, unido al no tener contacto con las personas importantes en su vida hace que sea más fácil acudir al consumo para intentar calmar esa ansiedad.

Obviamente, eso empeora la situación y la complica. Ante estos síntomas, hay que comenzar a actuar rápidamente, para evitar que se caiga en una situación que no es buena para la salud del adicto, tanto física, como psicológica. Una acción rápida y contundente, pidiendo ayuda si no se puede gestionar en el ámbito familiar.

La labor de los profesionales puede ayudar a hacer la vida del adicto más fácil, consiguiendo que se abandone el consumo de la sustancia que provoca estos problemas. Todo es cuestión de actitud y se puede lograr, aunque parezca difícil.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario