Algunos mitos y falsedades sobre la cocaína y su consumo24 abril, 2015

mitos_cocaina

Como ocurre en muchos ámbitos de la vida, la cocaína está rodeada por muchos mitos y falsedades. Estos los esgrimen como una bandera que se ha de creer a pies juntillas y con ellos justifican su consumo. En realidad, la cocaína es una sustancia altamente adictiva, no solo a nivel psicológico sino también físico y crea no pocos problemas a nivel social.

Vamos a repasar esos mitos que se suelen sacar a relucir cuando se intenta dialogar sobre lo peligrosa que resulta esta sustancia y lo terribles que son sus efectos.

La cocaína no produce adicción: Falso. Los porcentajes de adicción a la cocaína van creciendo con el tiempo. No solo se produce por la sensación de euforia y energía que puede motivar psicológicamente a volver a consumirla. Además, crea una potente adicción física y además produce tolerancia. Es decir, los consumidores habituales necesitan cada vez más cantidad para experimentar los mismos efectos.

La cocaína es una droga segura y no tiene el riesgo de otras, como la heroína: Aumento de la frecuencia cardiaca, dificultad en el sistema respiratorio, riesgo de derrame cerebral, aumento de la tensión arterial, problemas gastrointestinales, daños en el  tabique nasal, dificultad para tomar decisiones, visión borrosa, alteración de la conducta, espasmos musculares… Estos son algunos de los efectos que tiene el consumo en una única vez. Imagina el consumo continuado.

La cocaína no tiene efectos secundarios: La cocaína causa adicción, por lo que la falta de su consumo tiene las consecuencias que se puede esperar en un síndrome de abstinencia. Pero además, el consumo puede provocar insomnio, fatiga y depresión, con un aumento de pensamientos suicidas. El adicto se abandona y suelen aparecer problemas de alimentación, paranoia e incluso alucinaciones.

El sexo es mejor con cocaína: La cocaína potencia determinados sentidos, pero también actúa sobre el sistema nervioso. El consumo hace que cambie la percepción de las sensaciones y además, puede provocar que desaparezca la erección en el caso de ellos o que se reseque la vagina, en el caso de ella, haciendo que la penetración cause dolor. A largo plazo, los problemas pueden llegar a ser más graves, aunque una de los motivos para preocuparse es que se aumenta la posibilidad de tener relaciones de riesgo, con la aparición de embarazos no deseados y la presencia de enfermedades de transmisión sexual.

La cocaína favorece la productividad: Es uno de los mitos más populares y uno de los motivos por los que se consume. El consumo de esta sustancia para aumentar el nivel de alerta y ser más activo en el trabajo puede parecer favorable, pero los riesgos están ahí. Al aumentar la frecuencia cardiaca, aumenta la posibilidad de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral, incluso si consume por primera vez. Además, los efectos secundarios provocan que esta productividad se vea afectada y juegue en contra del consumidor.

Imagen  | Flickr CC

Entradas relacionadas

Deja un comentario