¿Cómo detectar una adicción?13 febrero, 2015

Drogas y adiccion

Una de las peores cosas que le puede pasar a una persona es caer en una adicción. Parece que no sea algo muy grave, ya que la sociedad parece promover alguna de ellas y hacer que los riesgos no se tengan en cuenta. La adicción a una sustancia tóxica es algo muy peligroso, y no solo por todas las nefastas consecuencias que puede tener para la salud del adicto, sino también por su esfera social y laboral.

Además de todo el daño que las sustancias causan al organismo existe otro deterioro que produce mucho daño y que no se puede cuantificar como el físico. Una persona adicta va abandonando a su círculo de amistades y hace que las personas que le quieren se alejen de ella. Un problema que puede llegar a aislar al enfermo y que  requiere de un tratamiento rápido y efectivo.

Pero la duda surge… ¿Cómo podemos detectar una adicción?

Las adicciones suelen seguir una misma hoja de ruta, que se puede detectar pronto y permite actuar antes de que el problema se convierta en un riesgo para la salud física y mental del adicto. Por ejemplo, se detecta un cambio en el carácter del enfermo. Se vuelve más huraño y comienza a aislarse del resto de la familia. Las amistades también pueden cambiar, acercándose el adicto a quien comparte o promueve esa adicción.

Tiene cambios de humor, producidos por la falta de la sustancia en el organismo o por la necesidad de consumirla cada vez con mayor frecuencia para paliar los efectos del síndrome de abstinencia. No es capaz de hacer las cosas que solía hacer sin la motivación adecuada, es decir, habiendo consumido la sustancia tóxica.

La persona adicta también comienza a necesitar más dinero, con el que conseguir la sustancia que le provoca adicción. Por contra, no atiende a sus obligaciones, es decir, falta a clase o al trabajo con frecuencia, desaparece sin dejar rastro durante horas y sobre todo, se aleja de las personas importantes para ella.

La presencia de estas señales puede que no indique una adicción, pero desde luego atestiguan que existe un problema. Para evitar males mayores,  hay que hablar mucho con la persona afectada. Obviamente, no reconocerá su adicción o problema, así que hay que ser paciente y sobre todo, intentar contar con la ayuda de profesionales que sabrán como actuar y qué hacer para sacar a esta persona de la adicción en la que ha caído.

Imagen | Flickr

Entradas relacionadas

Deja un comentario