Consecuencias de actuar bajo los efectos de las drogas o el alcohol: mejor evitarlas1 junio, 2015

Las adicciones

El consumo de drogas o alcohol es algo que provoca serias consecuencias en el cuerpo de las personas que las toman. Desde alteraciones de la percepción hasta daños irreparables en los órganos internos, principalmente en el corazón, el hígado o incluso al sistema nervioso. Además, provoca una adicción que no solo tiene consecuencias físicas sino también sociales.

Las relaciones sociales, familiares o laborales se ven afectadas cuando se antepone la necesidad de consumir sustancias tóxicas a estas. Es importante que se tenga en cuenta que cuando una persona comienza a consumir, el efecto puede ser totalmente perjudicial para todos los aspectos de su vida. Caer en esta temible enfermedad puede provocar una caída en la exclusión social, que provoque el aislamiento y haga que su vida se convierta en una auténtico infierno.

Pero si esto puede ocurrir a medio plazo, hay consecuencias que pueden ser más inmediatas y traer problemas inmediatos que pueden causar efectos que estropeen la vida a la persona que los sufre. No hace falta pensar mucho para saber a qué nos referimos.

Bajo los efectos del alcohol o de una droga se pueden hacer cosas que se pueden lamentar posteriormente. Uno de los efectos es un estado de euforia y energía que puede provocar peleas, con todo lo que conlleva esto. Puede ocurrir que se reciban golpes que causen daños físicos e incluso se puede provocar una serie de lesiones a otras personas. Todo, bajo ese efecto que impide pensar y actuar con conocimiento.

El conducir después de haber bebido o tras consumir drogas incrementa las posibilidades de sufrir un accidente. No se trata solo de tener algún golpe. La falta de concentración y el estado de euforia puede hacer que se corra más de lo necesario y que se ponga en peligro la propia vida o la de otros usuarios de la carretera. Y haber provocado la muerte de otra persona, aunque parezca en ese momento que no afecta, puede ser una losa muy pesada que acompañará a su causante durante toda su vida.

En las noticias vemos de vez en cuando que se produce una pelea en una discoteca en la que han habido heridos, o que se ha detenido a una persona bajo los efectos de las drogas, que ha agredido a los agentes de policía. Estas cosas nunca acaban bien, sobre todo para la persona que lo provoca a causa de las drogas. No se trata solo de las repercusiones legales, sino de la carga moral que queda después de haber provocado estas cosas.

Para divertirse, no vale la pena estropear la vida, ni la propia ni la de los demás.

Entradas relacionadas

Deja un comentario