El alcoholismo, una de las adicciones más comunes6 febrero, 2015

botellas alcohol

Adicciones hay muchas, y es difícil superarlas cuando se ha entrado en la espiral autodestructiva que supone estar dominado por una de ellas. Pero difícil no quiere decir que sea imposible dominarla y conseguir salir del agujero que supone este problema. La presencia y apoyo de la familia y de los profesionales que colaboran para superar esta enfermedad es fundamental.

El enfermo ha de ser consciente de que sufre este problema, que su dependencia del consumo del alcohol no es algo aislado y sin importancia, sino que es una situación grave que hay que superar. Y caer en este tipo de adicciones no es nada difícil, al contrario que la salida de ellas.

La sociedad nos empuja en ocasiones a consumir alcohol o determinadas sustancias que afectan a nuestros sentidos y causan estragos en nuestro organismo. La costumbre de celebrar cualquier cosa con el consumo de alcohol. El tradicional brindis podría ser la puerta de entrada al mundo del alcoholismo, aunque parezca ser algo exagerado y una cosa de broma.

El consumo se suele asociar con determinados momentos, siempre destinados a socializar y a compartir experiencias con amigos y compañeros de trabajo. Una cerveza tras el trabajo, unos vinos para celebrar un contrato, unas copas para alargar la comida o la cena pueden parecer pequeñas cosas que no tengan mayor importancia, pero pueden convertirse en una costumbre que haga que el alcohol ocupe cada vez un lugar mayor en el día a día.

El alcohol va produciendo su efecto en el organismo, poco a poco y sin tregua. Llega un momento en que la persona necesita esos momentos de consumo y puede resultar que se produzca una situación de dependencia, que se necesite ese consumo para continuar con la rutina diaria. Es el momento en que se puede hablar ya de adicción.

El siguiente paso puede ser la necesidad del enfermo de consumirlo a cualquier hora, produciendo que no pueda hacer su vida normal si no consume. Posiblemente, no se es consciente de que se tiene el problema, pero este está ahí. Es el momento de actuar y conseguir que el enfermo sea consciente de que tiene una adicción. El trabajo continuado y la fuerza de voluntad de este es fundamental para conseguir erradicar esta enfermedad y hacer que la necesidad de consumir desaparezca.

Entradas relacionadas

Deja un comentario