El consumo de alcohol en la adolescencia en busca de la aceptación social3 febrero, 2015

alcohol y adolescentes

Una de las etapas más complicadas a lo largo de la vida es la adolescencia. Todos hemos pasado por esos años temibles, en los que estamos buscando nuestro lugar en el mundo y sobre todo, buscamos la aceptación social en diversos grupos. Los amigos son importantes, y por ello tendemos a imitar el comportamiento del resto del grupo para sentirnos aceptados por todos sus integrantes.

Esos comportamientos parecen estar bien vistos socialmente. Incluso si resultan claramente lesivos para el joven que está todavía creciendo, no solo físicamente sino también intelectualmente. Uno de los mayores riesgos es la toma de contacto con el alcohol y otras sustancias tóxicas. Puede parecer que tomar una cerveza o participar en un botellón no tenga más consecuencias que la consabida resaca, pero puede ser mucho más grave.

El consumo de alcohol es la fuente de muchos problemas. La salud se resiente de manera especialmente rápida si se consume alcohol, pero no es el único problema con que se puede encontrar el joven que inicia el consumo a edades tan tempranas.

La personalidad no está formada del todo, el adolescente repite comportamientos que ve en otras personas a su alrededor y no atiende a razones. Por ello, los peligros inherentes al consumo de alcohol y otro tipo de sustancias tóxicas no se perciben. Solo entra en juego el elemento de diversión y la complicidad con el resto del grupo, que también participa en las actividades de riesgo.

Estas llevan al joven hasta un estado en el que no se percibe el peligro del consumo. La percepción del momento del consumo es de diversión y ocio y se niega el daño que se produce con él. Incluso se llega a considerar el momento de la resaca como un triunfo y a valorar la intensidad de esta. Permitir que estas situaciones se repitan puede llevar a que el problema crezca y ese primer contacto con el alcohol y las drogas se convierta en algo más continuado y surjan problemas graves en su conducta y sobre todo, en su salud.

Imagen | Flickr

Entradas relacionadas

Deja un comentario