El consumo de cannabis y sus riesgos16 marzo, 2015

cannabis_adiccion

El cannabis se ha popularizado desde los años 60 como una “droga blanda”, cuyos efectos se suelen definir como de “bajo riesgo” y su consumo se relaciona con el mundo de la contracultura y la rebelíón social al estamento político y social establecido. Por eso, su consumo entre jóvenes, los eternos disconformes y determinados grupos sociales se percibe incluso como algo alabado y bien visto.

Además, se ha creado una imagen de que el consumo de los derivados del cannabis son beneficiosos para determinadas enfermedades y cuenta con efectos paliativos del dolor. Esto es cierto en parte, ya que se está trabajando en medicamentos que utilizan el principio activo de la planta, el THC, como parte fundamental. Pero esto no tiene nada que ver con el consumo recreativo, en forma de cigarrillo, de esta planta, por lo que se está en un grave error si decide consumirlo de esta manera y puede traer graves consecuencias.

Entre los efectos inmediatos del consumo de THC podemos encontrar efectos como la relajación, una desinhibición social, hilaridad, la sensación de que el tiempo pasa de manera muy lenta, una somnolencia que viene a consecuencia de la relajación de la que se ha hablado antes y dificultades para recibir impulsos sensoriales, además de serias complicaciones para comunicarse de manera fluida.

También afecta de manera seria al organismo, provocando reacciones físicas que van desde la sequedad continua de la boca, enrojecimiento de ojos, taquicardias, una sudoración excesiva, una somnolencia que puede afectar al normal desarrollo de la actividad diaria y descordinación de movimientos, lo que convierte a los adictos a esta sustancia en torpes.

Ante la presencia de estos síntomas, no hay que dudar y comenzar a actuar para que la adicción no cause más problemas y la persona adicta pueda superar su enfermedad y comenzar a vivir de manera plena, alejando esta sustancia de su día a día.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario