El riesgo del consumo de benzodiacepinas8 abril, 2015

benzodiacepinas-y-adiccion

Entre los tratamientos médicos utilizados para combatir problemas de ansiedad, insomnio y otros problemas de índole psicológica y nerviosa, está el uso de las benzodiacepinas. Este fármaco es muy útil para combatir estos problemas y por ello su utilización está muy extendida entre el ámbito médico. Pero sus cualidades médicas pueden verse empañadas por unos efectos secundarios que llegan a provocar una seria dependencia de esta sustancia.

Este fármaco actúa sobre el sistema nervioso central y causa una relajación muscular, por lo que se suavizan los efectos de la ansiedad y otros trastornos. Pero su efecto, que puede variar entre unas pocas horas y varios días, dependiendo de su composición. Hay que recordar que este medicamento no se puede tomar sin prescripción médica y con un control exhaustivo.

Aún así, tiene bastantes efectos secundarios que pueden aparecer al poco de tomarlo. Estos efectos secundarios pueden provocar somnolencia, vértigo, dificultades en la visión, dolor de cabeza, confusión, torpeza al hablar y expresarse, una descoordinación de los movimientos y otros cambios en el organismo que pueden desembocar en una depresión.

Las benzodiacepinas tienen un nivel de tolerancia muy alto, por lo que pronto se necesita aumentar la dosis de esta sustancia para conseguir el mismo efecto. A más dosis, se registra un aumento del riesgo de que se produzcan más efectos secundarios. Pero este no es el único que existe.

Además de esto, existe el riesgo de que el consumidor se convierta en adicto y tenga graves consecuencias para su salud. El síndrome de abstinencia puede producirse tanto por la retirada completa de la medicación como por la retirada parcial de ella. Por este motivo, hay que controlar de manera muy cuidadosa cualquier modificación de la dosis prescrita.

Este síndrome de abstinencia puede presentar síntomas como ansiedad, insomnio, nauseas, sofocos, rigidez muscular e incluso convulsiones, dependiendo de las características de cada persona y de cómo le afecta esta disminución de la sustancia que le provoca la adicción.

Hay que iniciar un tratamiento que le permita ir reduciendo la dosis recibida sin que se produzcan estos efectos perniciosos, además de que necesita un cambio en sus costumbres y forma de vida, para evitar los problemas que le conducen a los problemas que se intentan paliar con el consumo de benzodiacepinas. Con la ayuda de profesionales especializados en dependencias, se puede conseguir.

Entradas relacionadas

Deja un comentario