El triste secreto de Enrique Urquijo19 abril, 2016

enrique urquijo

 

En los años 80 tuvimos la suerte de disfrutar de una explosión creativa realmente espectacular. El mundo del arte, de la cultura popular, la música, el cine, la literatura… todo experimentó una aceleración tremenda que nos trajo a una gran cantidad de artistas de los más variados aspectos que convirtieron esos últimos años del siglo XX en una auténtica gozada para los sentidos.

Por desgracia, esos mismos años se popularizó un estilo de vida que no resultó nada agradable para mucha gente. La presencia del alcohol y las drogas se extendió por todo ese mundo cultural y resultó ser una plaga que terminó con la carrera e incluso con la vida de muchas personas.

La droga se llevó la carrera y la vida de muchos grandes artistas, como el propio Enrique Urquijo, cantante de Los Secretos.

 

Los Secretos fueron uno de los grupos bandera de esa movida madrileña que celebraba la libertad tras años de represión y que se pasó de vueltas. Enrique Urquijo, uno de los dos hermanos que formó el grupo, comenzó a relacionarse con el mundo de la droga, como ocurrió con muchos otros.

El carácter del cantante, que era bastante depresivo, le hizo adentrarse cada vez más en el consumo y el desánimo que suele acompañar a este le provocaba un incremento de esa tristeza que siempre ha ido implícita en él.

Al final su depresión le llevó a la muerte, ya que a causa de una sobredosis de heroína murió en un portal la triste noche del 16 de noviembre de 1999. Detrás de él quedó una trayectoria con alguno de los títulos más representativos de la música pop española de los años 80 y 90.

La presencia de la droga volvió a ser la que nos privara a nosotros, fieles seguidores de su obra, de más canciones íntimas y cargadas de sentimientos, pero a él y su familia les privó de muchas horas de intensas emociones, de su propia vida.

Unir droga, alcohol y música no es sinónimo de glamour, sino solo de miseria y vidas apagadas antes de tiempo. Que no te engañen.

 

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario