Fiestas, alcohol y drogas, una combinación letal que no hace que te lo pases mejor29 abril, 2015

alcohol y fiestas

Las fiestas populares son momentos en los que se debe disfrutar en compañía de los amigos y la familia. Son momentos que son agradables y que nos hacen olvidar la rutina y afrontar con más optimismo el día a día. Eso sí, cuando en la celebración de estos momentos de ocio y fiesta se incluye el alcohol y las drogas, la cosa puede llegar a ser muy diferente.

La ingesta de alcohol de manera descontrolada, algo que suele ser demasiado normal en las fiestas de los pueblos, puede traer serios problemas para la salud, algo que no está previsto, seguro, en la agenda festiva.

Este consumo descontrolado que se suele producir durante las fiestas populares viene en cierta manera avalado por la sociedad. Parece que durante los días de fiestas no hay problema a la hora de consumir tanto alcohol como otras sustancias, tanto legales como ilegales, ya que se produce cierta laxitud  la hora de controlar el consumo.

Pero que sea fiesta no quiere decir que los efectos de estas sustancias sean menos peligrosos. De hecho, durante este tipo de celebraciones, que duran varios días y en las que se “vive” en la calle, de recinto festivo en recinto festivo, se producen una gran cantidad de ingresos hospitalarios debidos a intoxicaciones por alcohol o drogas.

Puede parecer una tontería, pero consumir una gran cantidad de alcohol puede llevar hasta un coma etílicó, un estado físico que puede desembocar en la muerte o, en el mejor de los casos, a un derrame cerebral o a una lesión seria del corazón, debido a los cambios en la frecuencia cardiaca.

Con las drogas como la cocaína o las drogas sintéticas puede ocurrir algo similar. La composición de este tipo de sustancias pueden provocar serios daños, y no hace falta consumir demasiada cantidad, como afirman los mitos sobre ellas.

Con una pequeña cantidad de cocaína o drogas de síntesis se puede sufrir un daño irreversible que puede hacer que la fiesta se convierta en un auténtico infierno. Además, en el caso de tener suerte y que el consumo no cause daños físicos o psíquicos, hay que recordar que bajo los efectos de estas sustancias se puede tomar decisiones equivocadas que también pueden resultar problemáticas a nivel personal. Hay opciones para no necesitar tomar alcohol y divertirse.

Entradas relacionadas

Deja un comentario