La adicción al juego, un problema que crece con las causas de apuestas12 septiembre, 2016

adiccion al juego

Hasta hace relativamente poco, la ludopatía se restringía a los bares, donde existían las máquinas tragaperras, los pocos locales donde había varias de estas y se dedicaban exclusivamente a ello y los casinos. Eso, en lo que respecta al juego legal. Luego, existían lugares donde se realizaban apuestas ilegales que también causaban problemas a las personas jugadoras.

Pero para acceder a estos lugares y apuestas, hacía falta que se buscara y que se fuera a determinados lugares, se trabajaran unos contactos y se pudiera acceder hasta estas apuestas fuera de la ley.

Hoy, esto ha cambiado. La aparición de los casinos on-line, con sus apuestas, partidas de póker, bingos, tragaperras y miles de opciones donde apostar (y perder) el dinero. Con estas oportunidades, cualquiera puede sentirse atraído a apostar, ya que en las webs anuncian que hay premios seguros y que es fácil encontrar la fortuna con ellas.

Como en todas las empresas que juegan con las apuestas, las posibilidades de ganar son más bien escasas y siempre “gana la banca”. Utilizan este tipo de anuncios para captar a incautos que ofrezcan su dinero y se enriquezcan. No se trata de que existan juegos amañados, sino que las posibilidades de que los números cuadren con las apuestas son muy pequeñas, casi inexistentes.

A estas páginas web se unen ahora los locales de apuestas, que han pasado de ser oscuros antros a brillantes espacios en los que se puede apostar a las carreras de caballos, a partidos de fútbol y a cualquier cosa que se nos ocurra, gracias a máquinas conectadas a internet que participan en apuestas a lo largo y ancho del mundo.

Al igual que las loterías, los bingos y los juegos de azar de los casinos, las posibilidades de convertir esas apuestas en dinero contante y sonante para el jugador, son casi inexistentes. Pero esto no frena a las personas adictas y hay que pensar que se enfrentan a miles de estímulos que buscan romper su control y hacerle apostar un dinero que no tienen o necesitan para otras cosas.

Un problema creciente que necesita más regulación y en el que hay que evitar caer.

Entradas relacionadas

Deja un comentario