La gran mentira del club de los 2729 abril, 2016

kurt cobain

En otro artículo hemos  hablado de la gran mentira que fue aquella frase mítica del mundo de la música que decía aquello de “Sexo, drogas y Rock and Roll”. Aunque parezca solo una frase hecha, algo que hay que olvidar pronto, se trata de algo que ha provocado muchos problemas tanto en los profesionales de esa industria como en los seguidores de los mitos del rock.

Y es que normalmente esa frase venía unida a la de “vive deprisa y deja un bonito cadáver”, buscando el “carpe diem”, el vivir deprisa y sin mirar atrás, el no pensar en las consecuencias y “disfrutar” de una vida de excesos y sin pensar en el mañana. Un error que se ha cobrado muchas vidas, abocadas al desastre.

 

El Club de los 27 lo componen cantantes muertos por las drogas a esa edad

 

Una de las representaciones de ese estilo de vida es el Club de los 27. Este glamuroso nombre oculta a un grupo de cantantes y músicos que murieron cuando tenían esa edad. Todos ellos han pasado por un momento de adicciones y malos momentos que condujeron a su prematura muerte.

Posiblemente, te suenen alguno de los nombres que conforman este selecto grupo. El último componente ha sido Amy Winehouse, que también acabó muriendo a esa temprana edad. El abuso de las drogas, el alcohol y un malentendido sentido de la épica y la fama condujo a todos ellos a un final trágico y a todas luces, demasiado cruel.

Para las personas que lo ven desde fuera, parece que sea una especie de honor estar incluido en él. Tiene toques de exclusividad, de ser alguien, de haber vivido una intensa vida y haber marcado la vida de los demás. Pero la realidad solo oculta años de decadencia, dolor, tanto físico como emocional y desesperación.

Aunque se pinte como algo intenso, no tiene nada de glamuroso ahogarse en el propio vómito, algo que le ha ocurrido a alguno de ellos. La muerte a causa de un disparo de escopeta en la cara, que fue la causa de la muerte de Kurt Cobain, es otra de las consecuencias de una vida lastrada por las adicciones y la depresión.

Hay clubes mucho más atractivos a los que pertenecer y con los que disfrutar, así que os animamos a descubrirlos, a apartaros de esa falsa vida y a gozar de la vida, que es lo único que realmente vale la pena.

Entradas relacionadas

Deja un comentario