La legalización de las drogas no evitará las adicciones8 mayo, 2015

marihuana_adolescentes

En estos últimos años, estamos escuchando hablar de la legalización de las drogas. La que más se utiliza para lanzar estas proclamas es el cannabis, al que se considera una “droga blanda” y que no tiene ningún tipo de contraindicaciones. Los defensores de su libre utilización inciden en que se trata de una persecución interesada y que debería poder comerciarse con ella sin más problemas.

Uno de los argumentos que esgrimen es que sin el tráfico ilegal de esta sustancia se evitará que exista un crimen organizado que se lucra de este y que causa la mayoría de los problemas reales que causa el consumo del cannabis. Además, se habla que sin el descontrol existente en su producción. se eliminarían otro tipo de problemas relacionados con las sustancias tóxicas que se le pueden añadir posteriormente y que pueden provocar más daños que el propio cannabis.

El mito de que los problemas relacionados con el consumo del cannabis se eliminarán de manera mágica en cuanto se hiciera legal su consumo es algo muy viejo y desde luego, completamente falso. Las sustancias que afectan a la conducta, el THC, continuarán estando presentes en el cannabis, por muy legal que sea, y sus efectos serán igual de patentes en los consumidores.

El THC provoca serios problemas en la conducta de las personas que lo consumen, con consecuencias graves. La apatía que provoca, junto con problemas relacionados con la memoria y funciones cognitivas hacen que sea muy peligroso que se intente legalizar una sustancia que provoca no pocos problemas entre los consumidores.

La liberación del cultivo, preparación, comercialización y consumo del cannabis provocaría un aumento del consumo, ya que la información que hay en la actualidad sobre el riesgo de esto disuade a muchos potenciales consumidores, pero ante una legalización, el consumo aumentaría exponencialmente.

La existencia de otros productos adictivos, como el alcohol o el tabaco, es una excusa que se esgrime para abanderar la causa de los que piden su legalización, y aunque los efectos de estas sustancias son tan peligrosas como el cannabis, se permite e incluso se fomenta a nivel social su consumo. Un error que podemos pagar caro como sociedad y que es mejor no agravar con la incorporación del cannabis a esta lista de productos tóxicos permitidos y legales.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario