La marihuana, una droga no tan blanda23 enero, 2015

dejar-drogas-fumar-marihuana

Probablemente, si eres joven te han ofrecido alguna vez. Estás con los amigos y de repente, alguien saca un cigarrillo y prepara un porro. Probablemente creas que no tiene más contraindicaciones que el propio tabaco. Solo esto ya debería preocuparte, ya que este ya provoca bastantes problemas en el organismo.

Pero el cannabis, la marihuana, el chocolate, el hachís y el resto de maneras de llamar al producto de la planta del cannabis puede ser mucho peor de lo que piensas. El principal efecto del THC, el principio activo del cannabis es que provoca la activación del área del cerebro que ordena la producción de la dopamina, la hormona que provoca una sensación agradable, que se acaba asociando con el consumo de esta y otras drogas.

Un consumidor habitual se siente bien fumando marihuana o “chocolate”, al producirse esa liberación de la hormona. Por ese motivo se vuelve una y otra vez a ella, buscando la satisfacción que aporta este psicotrópico.

Pero sus efectos no son en absoluto positivos. El consumo de marihuana, aún incluso en pequeñas cantidades y en ocasiones espaciadas entre sí tiene graves consecuencias para el organismo.

Los efectos más inmediatos es una sensación de relajación y euforia. Los problemas parecen desaparecer al igual que se incrementa la percepción de colores y olores. Todo parece más brillante y huele mejor. Se distorsiona la vista y se reduce la capacidad de atención, algo que lleva muchos riesgos implícitos a la hora de manejar vehículos o realizar actividades de riesgo.

Incluso yendo andando por la calle puede existir un cierto riesgo, ya que la atención se ve reducida, al igual que la coordinación motora. El consumo de estas sustancia también puede causar somnolencia y después de un cierto tiempo puede provocar ansiedad, desconfianza o pánica, además de una sensación de parania, en la que se siente perseguida o vigilada por otra persona.

El consumo de un porro puede parecer algo inocuo e incluso se puede pensar que “no afecta”, pero realmente representa un riesgo considerable para la salud. No es necesario consumir cannabis para disfrutar del tiempo libre y los amigos, y sin hacerlo, se puede disfruar mucho más.

Entradas relacionadas

Deja un comentario