La responsabilidad de nuestras acciones: algo ineludible30 mayo, 2016

consecuencias de la droga

 

Aunque parece que nadie resulta dañado por la mayoría de nuestras decisiones y actos, la realidad es que todo lo que hacemos tiene repercusiones en otras personas a nuestro alrededor. A menudo, el consumo de drogas se escuda en la responsabilidad personal. Es decir, “no hago daño a nadie más, solo a mí.”

Esta falacia hace que el consumo se perciba como algo personal, que no afecta a nadie más. Obviamente, es algo falso. Las personas alrededor sufren las consecuencias de ese consumo, aunque el adicto no llegue a ser consciente de ello.

 

La presencia de comportamientos adictivos tiene consecuencias en las personas alrededor del adicto

 

Los efectos que los comportamientos adictivos tienen en el propio enfermo no se limitan a él, aunque no se trate de algo derivado por sustancias tóxicas. Por ejemplo, los cambios físicos afectan al propio organismo, pero los cambios psicológicos comienzan a hacer su aparición y pueden hacer que otras personas acaben perjudicadas por ellos.

En el caso de problemas como la ludopatía o el consumo de drogas o alcohol puede llevar a momentos de ansiedad  que causen problemas en el ámbito familiar, de los amigos e incluso del laboral.

Los cambios de humor pueden provocar que las relaciones se resientan. Y eso no solo afecta al propio adicto, sino también a las otras personas. El dolor que puede causar esta situación va más allá de lo que puede sentir el adicto, ya que estropea las relaciones y hace que otras personas sufran.

El consumo de drogas y el alcohol puede causar mucho dolor, aunque no se perciba. Alrededor de la persona adicta se crea una serie de situaciones que afectan a todas las personas con las que se relaciona.

La pérdida de relaciones personales, los problemas en el seno de la familia y otros en el ámbito laboral pueden comenzar a aparecer . No se trata solo del daño que  estas conductas adictivas pueden causar en uno mismo, sino todas las consecuencias que causa en otras personas. La responsabilidad no debe evitarse y por ello, cuando se es consciente de lo que causa,  pueda comenzar el proceso de recuperación.

Entradas relacionadas

Deja un comentario