Las drogas como medio de la violación6 julio, 2016

drogas y violaciones

 

Sales por la noche, bebes un poco, consumes esa pastilla que te ofrecen, entras en el baño para hacerte “unos tiritios” y fumas hierba, que viene directa desde Marruecos y te aseguran que “es lo más puro que vas a encontrar”. Pasan las horas, comienzas a sentir los efectos del cóctel de drogas y alcohol y de repente, sientes unas manos que te sujetan.

Cuando todo pasa, solo queda una fuerte sensación de vergüenza, un gran dolor de cabeza y la certeza de que ha pasado algo que no debería haber pasado. Las drogas son uno de los elementos que entran en juego en una de las grandes lacras que sufren las mujeres desde siempre: la violación.

 

Muchos violadores utilizan el consumo de alcohol y drogas para conseguir reducir a su víctima y abusar de ella

 

La presencia de estas sustancias en las salidas lúdicas es algo demasiado común y provoca que sean las herramientas con que muchos violadores reducen a sus víctimas y abusan de ellas. El consumo de esta mezcla provoca que la víctima pierda el control de sí misma y sea fácil reducirla sin que presente resistencia.

Las personas que se aprovechan de esta indefensión de la otra persona se envalentona con la posibilidad de hacer lo que quiera a su víctima y provoca serios daños, tanto físicos como morales.

Desde luego,  el responsable es siempre el violador, el que cree que tiene derecho a sobrepasarse de otra persona que no ofrece resistencia. Ante este tipo de individuos, hay que mantenerse alerta y evitar el consumo de sustancias que puedan hacer perder el conocimiento.

En eventos festivos masivos, como son los fiestas de San Fermín, las Fallas y otras fiestas masivas, el alcohol y las drogas corren libremente por las calles y es desgraciadamente normal que aparezcan noticias en las que se habla de violaciones y abusos a personas desvanecidas por el consumo o que directamente se ha actuado para crear esa circunstancia, utilizando las drogas para llevar a su víctima a la situación buscada.

Por suerte, no hay casos reales en que se haya reportado la intoxicación por drogas como la conocida como la burundanga, que aunque sí se puede utilizar para privar a la víctima de la consciencia, no produce esos efectos que se le atribuyen, en los que la víctima hace todo lo que le dicen. Por desgracia, hay otras muchas drogas que se utilizan para privar a las personas de un estado de alerta y muchas veces, son tomadas sabiendo que van a producir estos efectos. Siempre, precaución y nunca, el consumo de drogas. Porque no solo existe el problema de la adicción.

Entradas relacionadas

Deja un comentario