Las drogas de síntesis, un peligro asociado al ocio15 mayo, 2015

metaanfetamina y drogas de diseño

Cuando se sale de fiesta, es normal que se encuentren determinadas sustancias que buscan ofrecer a quien las consume unos efectos que, en teoría y según nos dicen, aumenta la experiencia de los consumidores que disfrutan de esos momentos de ocio. El alcohol, la cocaína y las drogas de síntesis son algunas de estas sustancias que se ofrecen, tanto de manera abierta como encubierta.

Las drogas de síntesis son quizá las más peligrosas de todas estas. Esto es así porque este tipo de sustancias se fabrican en laboratorios clandestinos, que utilizan compuestos químicos que producen los efectos alucinógenos que buscan sus consumidores. Pero tienen un riesgo mayor porque en muchos casos su composición incluye sustancias que son todavía más dañinas que los propios principios activos que provocan los efectos que se espera de las drogas.

Uno de los grandes problemas que tienen este tipo de drogas es que se trata de sustancias que incluso pueden tener efectos muy diferentes unas de otras. Existen dos grandes tipos de estas sustancias, las hipnóticas y las estimulantes. Las primeras se utilizan para aislarse de la realidad y encontrar una situación placentera.

El segundo tipo es de carácter estimulante y lo que provoca realmente es la alteración del estado de ánimo y una gran cantidad de energía. Se suele utilizar para pasar unas horas bailando, integrándose en esos momentos en los que se busca estar muchas horas en marcha y sin tener demasiado que hacer, solo estar activo, sin más.

El corazón va muy rápido, las pupilas se dilatan y se está muy activo. Durante el tiempo que duran sus efectos, el consumidor va acelerado, con el estado alterado. Estas drogas son las responsables de muchas peleas en discotecas y lugares de ocio, ya que estimulan la agresividad y eliminan el sentido de la responsabilidad.

Al riesgo directo que tiene el consumo de estas sustancias se le une la posibilidad de sufrir daños por alguna pelea provocada por la agresividad que produce, así que es mejor no comenzar a consumirlo y evitar caer en todos los peligros que esconden estas sencillas pastillas y cristales que se ofrecen a un precio muy reducido.

Entradas relacionadas

Deja un comentario