Los efectos del alcohol en el volante… ¡Ni una copa!3 mayo, 2015

alcohol y conduccion

Los que conducimos hemos escuchado muchas leyendas urbanas y mitos acerca de los efectos del alcohol mientras se conduce. De todos ellos, solo uno es correcto: es peligroso, tremendamente peligroso conducir bajo los efectos de este tipo de sustancias. El alcohol entra rápidamente en el torrente sanguíneo y comienza a afectar las percepciones de manera inmediata, con el riesgo que conlleva esta situación.

Uno de los grandes mitos que existen es que si se ingiere comida mientras se bebe, los efectos del alcohol se reducen. Es cierto que a cada persona le afecta de una manera distinta el alcohol ingerido y que la comida puede evitar la digestión del alcohol, o al menos, entorpecerla. Pero aunque la ralentice, continúa sucediendo, por lo que el riesgo sigue presente.

El alcohol afecta a la percepción, por lo que no es seguro conducir bajo sus efectos. Las distancias no se miden correctamente y se toman decisiones arriesgadas al volante, al no tener una referencia clara de lo que sucede frente al coche. También se produce cierta descoordinación motora, por lo que no se realizan bien las maniobras necesarias para conducir de manera segura.

Hay que pensar que el alcohol aporta al consumidor una falsa sensación de seguridad que no se corresponde con la realidad. Hay que tener en cuenta que para conducir hay que estar permanentemente alerta. Una reducción en la atención y los reflejos puede hacer  percibir un peligro una fracción de segundo más tarde y se puede retrasar el movimiento de frenado, por lo que aumenta el riesgo al conducir.

El “yo controlo” y “yo me siento bien” no es fiable, ya que el mismo alcohol oculta sus efectos con estas apreciaciones. Hay que recordar que hay duras sanciones para los conductores que circulen bajo los efectos del alcohol. Estos últimos años se ha reducido bastante los niveles mínimos que se consideran dañinos. Esto es porque los estudios han aportado información que acredita el peligro de conducir con una cantidad superior a un par de cervezas.

No se trata solo de mantenerse lejos de una dura sanción de tráfico, sino de evitar cualquier situación de riesgo y no poner en riesgo la vida de los ocupantes del vehículo y de los demás conductores.

Entradas relacionadas

Deja un comentario