Los efectos del alcohol, presentes y futuros23 enero, 2015

dejar-adiccion-alcohol

Parece que no nos va a pasar nada por tomar unas cervezas o unos cubatas. El efecto de una o dos cervezas no parece ser nada que tenga que preocuparnos porque su efecto se diluye en el tiempo que tardamos en tomarlas y no parece que cause efectos en nuestro cuerpo, aunque la realidad es otra muy distinta.

El alcohol tiene un efecto acumulativo y va haciendo su trabajo en el organismo aunque no seamos capaces de darnos cuenta en un principio. Los efectos más obvios se producen al poco tiempo de la ingesta del alcohol.

Obviamente, estos resultan más o menos visibles según la constitución de cada persona y otros factores, pero siempre están presentes. El alcohol provoca distorsiones de la percepción y entorpece la reacción ante estímulos externos. Además, también hace disminuir la atención ante todo lo que rodea a la persona que ha consumido.

Los síntomas por intoxicación alcohólica, aunque leve, se ven reflejados en el comportamiento del consumidor. Se nubla la vista y pueden producirse alteraciones en otros sentidos, como el oído. Otro de los efectos es una sensación de euforia que puede hacer que se tomen decisiones equivocadas y se comentan errores de juicio que en estado de sobriedad  no se cometerían.

Todos estos síntomas y otros, que son menos visibles, se manifiestan en el corto plazo, pero a medio y largo plazo estos se multiplican. No es necesario que se consuma mucho alcohol para que vaya causando estragos en el organismo de quien lo ingiere.

A largo plazo se producen daños en el hígado y el sistema nervioso. También aparecen problemas relacionados con la vida sexual, con la pérdida de la libido y otros problemas más físicos, que pueden llegar a perturbar la vida diaria de quien bebe alcohol.

Por este motivo es aconsejable mantenerse alejado del consumo de alcohol. La mayoría de las personas beben por costumbre social, no porque realmente disfruten con el consumo y sus efectos. Olvidemos esa presión. Si se quiere disfrutar de verdad, se puede hacer sin tomar ni un solo gramo de alcohol y manteniendo la salud.

Entradas relacionadas

Deja un comentario