Los riesgos del primer consumo en la adolescencia29 junio, 2016

drogas jovenes

 

La inmensa mayoría de los consumos de drogas, alcohol, tabaco y otras sustancias, se producen en la adolescencia. Es visible que los adolescentes son los más vulnerables a realizar un primer consumo de sustancias tóxicas. Esto obedece a muchas causas , entre las que puede destacar la necesidad de ser aceptados en un grupo social determinado.

Uno de los momentos más delicados en la adolescencia es el paso de la escuela primaria a la secundaria. En Primaria los alumnos están contralados y, además, todavía son unos niños, en compañía de otros niños. En secundaria, la situación cambia. Los niños de 12 años están en contacto con otros niños mayores, que tienen una actitud diferente.

La diferencia de edad es algo importante en este momento. Unos niños de 12 años se ven atrapados en un instituto, en los que hay niños de varias edades, adolescentes que comienzan a salir más, que han entrado en contacto con el alcohol y el tabaco anteriormente y que buscan “hacerse los mayores” frente a los recién llegados.

La diferencia de edad en los institutos  provoca un consumo muy precoz en los niños

 

Ante esta situación, los centros educativos lo saben y actúan en consecuencia. Es fácil que los alumnos de primero estén separados de los veteranos. De esta manera, se minimizan los riesgos, aunque ya sabemos que no es suficiente. Las relaciones entre los alumnos de los diferentes cursos es constante y aunque, posiblemente, los de primero continúen estando más aislados, pronto llegarán a segundo, donde ese control se relaja bastante.

Las primeras caladas a un cigarrillo, la primera cerveza o incluso algún licor más fuertes, suelen llegar en esa primera toma de contacto con la escuela secundaria.  Es complicado hacer frente a ese malentendido paso de la niñez a la madurez, pero se puede conseguir con una correcta educación en valores.

Se ha de mantener informado a los niños sobre los riesgos reales del tabaco, del alcohol y el resto de drogas. Hacerle saber que no es un ser indestructible, algo que se percibe en la adolescencia y que les hace creer que ningún acto tiene consecuencias. Con esto, hay que procurar que los niños estén informados, que sepan qué son las drogas y a lo que conlleva su consumo, evitando todo lo posible que den el paso de esa “primera calada”, que les puede condenar por el resto de su vida.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario