Los valores transmitidos por la televisión ocultan los problemas reales17 junio, 2016

television

 

Desde hace años, la televisión ha recibido el nombre de “la caja tonta”. Esta apreciación viene porque lo que solemos ver en la televisión no refleja ninguna realidad social, sino que todos los programas están diseñados para mostrar solo la parte de la sociedad que interesa en cada momento.

No hay que  que lo que aparece en determinados programas de televisión que se anuncian como “reflejo de la sociedad”. Los programas creados con este fin suelen centrarse en un aspecto muy concreto de la sociedad, amplificándolo y mostrándolo como la verdad única, excluyendo el resto de comportamientos y situaciones, buscando potenciar su mensaje. Esto, cuando no lo inventan todo directamente.

 

Los programas de la televisión, incluso los que intentan retratar la realidad, reflejan situaciones exageradas  o directamente inventadas

 

Los creadores de programas de televisión buscan solo una cosa: obtener una audiencia que consiga generar ingresos a través de la publicidad. Cuanto más gente vea el programa, más sencillo es convencer a los anunciantes que confíen en la cadena para promocionar sus productos.

Para esto, no dudan en lanzar unos mensajes que atraigan la atención. Normalmente, estos mensajes están cargados de valores que no están presentes en la sociedad real. Es decir, se potencian valores que buscan crear un conflicto en la pantalla y que puede ser fácilmente confundido con una situación real.

Indudablemente, la realidad suele superar a la ficción, pero las imágenes que suelen transmitirse por televisión no las reflejan. Su intención es algo muy distinto, es hacer ver que todo es peor de lo que pensamos que es y busca que nos sintamos identificados con determinados comportamientos.

Los valores que buscan transmitir esos programas pueden llegar a afectar a los espectadores, ya que buscan empatizar con ellos, pero con el único objetivo de tenerlos frente al televisor y haciendo que crezca el volumen de personas que ven estos programas.

No hay que dar más trascendencia a lo que se ve en estos  programas, que aunque digan representar la realidad, no son más que fragmentos de una realidad mucho más compleja que muestra solo lo que los responsables de estos formatos televisivos buscan: epatar con el espectador y ganar más dinero.

Entradas relacionadas

Deja un comentario