Ludopatía, una conducta adictiva que rompe vidas1 junio, 2016

ludopatia

 

La sociedad actual provoca varias conductas adictivas que casi parecen que están totalmente asimiladas y hasta bien vistas. Se trata de situaciones provocadas por costumbres sociales que están muy arraigadas y se entienden como “normales”, pese a que suelen traer no pocos problemas a las personas que las sufren. Una de estas “costumbres normales” es la ludopatía o la adicción al juego.

Los juegos de azar están integrados en la sociedad desde hace años. Tanto si se trata de sorteos o loterías o juegos de apuestas, estamos rodeados de estímulos que hacen que la posibilidad de romper con la rutina y afrontar una racha de “buena suerte” provoquen que busquemos siempre “un poco más”.

 

La ludopatía está alentada por la cantidad de juegos, sorteos, loterías y apuestas que encontramos a nuestro alrededor

 

¿Cómo se puede identificar la adicción al juego en una persona? Aunque este tipo de adicciones, donde no hay una sustancia implicada, no tiene unos síntomas físicos tan evidentes como en otras adicciones. Pero el comportamiento es muy claro cuando llegan los primeros problemas.

La adicción al juego provoca que el adicto se vea impelido a realizar apuestas, jugar a la lotería o a otro tipo de juegos, todos involucrados con el dinero. Esto puede provocar que la economía familiar se resienta, ya que el adicto se centra en su conducta adictiva y no es capaz de controlar el gasto en juegos de azar.

Aunque no es definitivo, este tipo de conductas adictivas está asociada a otras, como el alcoholismo o incluso el consumo de sustancias tóxicas, que potencian su ludopatía. En cuanto a los síntomas de que una persona tiene problemas de ludopatía, se puede percibir un cambio en su comportamiento, irritabilidad, cambios de humor súbitos y otras pequeñas señales de alarma que hay que controlar.

En cuanto se detecte este tipo de comportamiento, hay que  hablar con la persona, intentando no culpabilizarle y buscando un entendimiento. Hay que conseguir que reconozca el problema y comenzar a trabajar para eliminar esta conducta adictiva. Aunque, como en todas las adicciones, es difícil hacerlo, hay profesionales que pueden ayudar en el proceso y conseguir buenos resultados en los tratamientos

Entradas relacionadas

Deja un comentario