Robin Williams, un actor de comedia al que las adicciones llevaron a la tumba27 mayo, 2016

robin williams

 

Todos tenemos una imagen del actor Robin Williams muy alegre y entrañable. No en vano ha sido uno de los actores más queridos de la gran pantalla, gracias a papeles tiernos y entrañables. Pero el cine suele ser una concatenación de mentiras bien contadas. La vida real de este actor, que nació en 1951 y falleció el 11 de agosto de 2014, estuvo marcada por sus adicciones.

Durante la década de los años 80 el actor ya estaba totalmente dominado por sus adicciones a la cocaína y el alcohol, algo que no se percibía en la gran pantalla. En una de sus entrevistas llegó a confesar que “el alcohol y la cocaína son parte de la fama”.  En ese Hollywood luminoso y brillante, todo parecía limitarse a ese aspecto: un famoso no podía serlo sin visitar los sótanos de las adicciones. Todo estaba al alcance de la mano y si no estaba, se ponía a su disposición al menor deseo.

 

Robin Williams no concebía la fama sin la presencia de la cocaína y el alcohol

 

Durante muchos años, sus compañeros de juergas eran Dan Ackroyd y John Belushi, compañeros actores que llegaron a la fama gracias al programa Saturday Night Live y a la película The Blues Brothers. John Belushi abusó de las drogas y el alcohol durante dos meses en los que se hundió del todo y su muerte puso en alerta tanto a Robin Williams como a Dan Ackroyd, que comenzaron a replantearse sus adicciones.

El actor se sometió a un programa de desintoxicación y consiguió superar esa etapa de su vida. Arrinconó las sustancias que lo estaban matando poco a poco y consiguió remontar su vida personal.

Por desgracia, el camino de la recuperación es difícil y volvió a caer en varias ocasiones. Todas ellas fueron superadas, pero una depresión le llevó al suicidio. Una vida más que fue truncada por las adicciones, que llevaron al aparentemente jovial y alegre actor hasta una espiral de autodestrucción que, por desgracia, llegó a consumarse.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario