Whitney Houston, una estrella que la droga apagó26 septiembre, 2016

whitney houston

A finales de los años 80 y a principios de los 90, si se hablaba de una gran voz, que enamoraba a todos los que la  oían y resultaba atractiva para el gran público, esa era la de Whitney Houston. La cantante estaba en la cresta de la ola que movía su carrera. Todo le sonreía y era inevitable que se convirtiera en una de las estrellas más brillante del universo musical.

Pero su camino se cruzó con el de Bobby Brown, también cantante. Ambos unieron sus caminos y se casaron en el año 1992, y parece, según se ha sabido años más tarde, que ese fue el detonante de la adicción de la cantante a las drogas. Dicen que hubieron episodios de malos tratos, que él asfixiaba su carrera y su vida privada, y que solo encontró refugio en las drogas, para evadirse de su realidad.

Es posible que esto sea verdad. El carácter de su marido es sobradamente conocido y es posible que esto llegara a producirse, según todos los datos que han salido a la luz. Pero también es verdad que en el mundo de las estrellas hay una facilidad pasmosa para encontrar drogas y cualquier excusa para acercarse a ellas.

El entorno de la cantante y actriz no pudo ayudarla. Quizá ni siquiera lo intentó y dejó que siguiera su curso, sin intentar ayudar. Ocurriera lo que ocurriera, el caso es que las drogas acabaron con su carrera, con su salud y su vida, años más tarde.

Vivió sus últimos años como una sin techo, en la calle, arruinada, en un estado de salud lamentable y alejada totalmente del firmamento de las estrellas de Hollywood que le vieron brillar junto a ellas.

Su recuperación sorprendió a todos, se sometió a diversas operaciones, a un tratamiento de desintoxicación, pero finalmente, el daño estaba hecho y no pudo recuperarse nunca. Falleció a causa del consumo de las drogas, que minaron su salud y acabó con una vida prometedora y con un gran talento para hacernos disfrutar de su música.

Lo grave es que dejó un legado de adicción que también se llevó a la tumba a su hija, también víctima de la adicción. Un gran problema que no se limita en la persona que lo sufre, sino que se transmite a las personas que tienen a esta como figura a seguir.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario